Paperblog : Los mejores artículos de los blogs 🇸🇻👹⛪ Mitología de El Salvador 🇸🇻👹⛪ - Visita Turista El Salvador
Danza del Torito Pinto
Pueblos

🇸🇻👹⛪ Mitología de El Salvador 🇸🇻👹⛪

cortesia de leyendas del el Salvador

La mitología de El Salvador se distingue por la cantidad de creencias, representadas con relatos colmados de misterio y terror. Como en cualquier país tienen origen en sus primeros pobladores y fueron transmitidos de generación en generación, formando parte de la tradición oral salvadoreña.

La mayoría de estas narraciones mitológicas, conocidos en casi toda la región centroamericana, presentan temáticas muy diversas y son expresadas con fines muy distintos y específicos, pueden ser cuentos para asustar a los niños o para disfrazar alguna ideología moral o religiosa, mientras que  aquellas que hablan sobre criaturas sobrenaturales que asustan a la población, son las más comunes 

Cabe destacar también que en la Mitología de El Salvador pueden presentarse hechos sobrenaturales que no tienen ninguna base científica y que muchas veces pueden ser presentados como verdades, tal como  como los siguientes:

 

El Mal de Ojo

Es uno de los mitos más populares de El Salvador. Se dice que existen personas que tiene un espíritu muy fuerte y que con solo ver  a otra persona, pueden “hacerle ojo”, afectando sobre todo a los niños pequeños. El mal de ojo se manifiesta con vómitos, diarrea y decaimiento general, que puede llevar hasta la muerte. Para contrarrestarlo se debe visitar algún “curandero” que aplica ciertas hierbas, mezcladas con alcohol y tabaco sobre el cuerpo de la persona afectada.

Se cree que para evitarlo en los bebés recién nacidos y niños, se les debe  colocar una cinta o pulsera de color rojo, en algunos casos son populares las que tienen unas semillas de ojo de venado.

La Flor de Amate

El Amate es un árbol que no da flores ni frutos. Cuentan que este árbol tiene un      oscuro secreto oculto entre sus deformes ramas, a las 12 de la noche en la copa del árbol nace una flor blanca, que cae al suelo, el hombre que agarre esta flor, tendrá todo lo que quiera, amor, dinero y salud, pero tendrá que luchar contra el diablo, que es el dueño de la flor.

El Chillo 

Es un pájaro pequeño, escandaloso y con canto muy agudo, cuando el pájaro canta cerca de tu casa alguien llegará a visitarte.

Quitar el Hipo 

Para quitar el hipo a una persona se le debe asustar o contarle una mentira para que se aflija. Si se trata de  un recién nacido, las madres deben mojar en su saliva un hilo color rojo y posteriormente colocarlo en la frente del niño

El Pispelo 

Es una enfermedad en los párpados, que según la creencia popular, es causada por mirar cuando los perros se aparean y se  cura con pasarse la cola de un gato negro sobre la zona afectada.

La Soguilla 

Se cree que cuando los perros tienen tos, se debe hacer una soguilla o collar con una cuerda y una mazorca sin granos y se coloca en el cuello del animal. Con esto la tos del perro, o chucho como se le conoce en El Salvador, desaparecerá. 

La Lechuza 

Se dice que el canto de este animal por las noches, anuncia que alguna persona cercana al lugar donde canta podría morir.

Mariposas Negras

Se tiene la creencia que encontrar una mariposa negra dentro de la casa, indica que la persona tendrá tiempos malos y difíciles.


Comúnmente se tiende a confundir los mitos salvadoreños con las leyendas como La Siguanaba, El Cipitío, La Carreta Chillona, entre otras. Aunque guardan alguna  relación en la parte cultural, los mitos son creencias, que muchas veces la gente asegura que son verdad, en cambio las leyendas son relatos que por lo general se basan en hechos que posiblemente sucedieron alguna vez en el tiempo. Entre las más conocidas tenemos:

El Cadejo

El Cadejo, con trasfondo religioso representa el bien y el mal, la seguridad y el peligro, Dios y el Diablo. Los Cadejos, son criaturas con apariencia de perros, uno de ellos es blanco de ojos color rojo y representa lo bueno y lo seguro, en cambio, el cadejo creado por el Diablo, es de color negro, de ojos color escarlata y representa lo malo y el peligro.

La Siguanaba

Cuenta la historia que Sihuehuet, es una mujer hermosa que producto de un romance con el hijo del Dios Tláloc, queda embarazada. Pero Sihuehuet era una mala madre, que no cuidaba a su hijo y solo se centraba en complacer a su amante, cuando el Dios Tláloc se enteró, la maldijo y la llamó Siguanaba, que significa Mujer Horrible.

 La Siguanaba fue castigada por Dios a  deambular especialmente en los campos, siempre sale por las noches y vaga alrededor de los ríos de El Salvador.

Según cuenta la leyenda, todos los trasnochadores están propensos a encontrarla y persigue con más insistencia a los hombres enamorados, a los Don Juanes que hacen alarde de sus conquistas amorosas. 

La Siguanaba se les aparece en cualquier tanque de agua en altas horas de la noche. La ven bañándose con guacal de oro y peinándose con un peine del mismo metal, su bello cuerpo se trasluce a través del camisón. Cualquier hombre solo al mirarla se vuelve loco por ella y esta los hechiza para que salten por los barrancos. 

El Cípitio

Llamado originalmente Cipit, y en la actualidad Cipitío o Cipitillo es un personaje de leyenda en El Salvador. Nació de la relación que tuvo su madre Ziguet (Sihuet) (Diosa Luna) con el Dios Lucero de la Mañana, traicionando infielmente al Dios Sol. Es por eso que el dios de dioses, Tláloc condenó tanto a la madre como al hijo.   A la madre la degradó de su categoría de Diosa Luna a mujer errante y al niño le condenó a nunca crecer, y conservarse por siempre en la edad de diez años.  Aparece con una estatura acorde a su eterna edad, con barriga prominente, ropa de manta y un sombrero de palma puntiagudo y de grandes alas. Se dice también que tiene los pies hacia atrás.

cortesia de http://www.elsalvadortips.com

Frecuenta los trapiches de las moliendas de caña, le gusta comer y bañarse con cenizas, también gusta de frecuentar ríos y es un eterno enamorado de las muchachas a las que constantemente les espía, silba, o arroja piedras y flores.
El Cipitío es un ser propio del folklore salvadoreño. Este ha evolucionado de generación en generación, adaptando muchos de los elementos de la misma para no perder vigencia; aunque en el fondo, conserva la esencia ancestral. El nombre viene del Nahuat Cipit, que significa niño, de donde se deforma la palabra “Cipote” utilizada para nombrar a los infantes en El Salvador. 

Entre otros mitos de El Salvador se cuentan: La Carreta Chillona, El Padre sin Cabeza, El Duende o La Descarnada, de la misma manera los salvadoreños creen en infinidad de seres mitológicos como El Queto Tuzeus, La Anona Frodita, El  Huevonius, Pereque, o Dechotus, todos tienen características intrigantes y misteriosas alimentadas por el imaginario de sus pobladores que apasionan y atemorizan a propios y visitantes.

La Mitología de El Salvador, leyendas y dioses, al igual que  la comida, las tradiciones, las personas o las festividades, nutren la cultura de un país y sus habitantes, El Salvador es rico en este aspecto y es una herencia cultural ancestral que van cultivando al pasar del tiempo y los identifica como nación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *